• Juan R. Mena

    Contraluz

    Poesía enemiga de la Literatura (1)

    por Juan R. Mena



¿Por qué una poesía con nuevos hallazgos semánticos y desautomatizada de lastres oxidados?

-Porque esa poesía no emociona y suele abusar del significado sin esfuerzo por remozar el discurso poético dejándose llevar por construcciones ya lexicalizadas.

¿Cómo se consigue esos nuevos hallazgos que den una nueva fisonomía poética al texto?

-La poesía ha de ser una pintura parlante, como decía Plutarco. En este caso nos ayudamos de:

La metáfora -futuristas, ultraístas-, la sinestesia -el simbolismo-, el onirismo y el quiebro sintáctico-Surrealismo-, sugerir más que explicar, o sea, rodeos -Mallarmé- y la poesía igual a creación -O. Wilde- ayudan a una recreación del texto poético, dejando atrás los lastres sociales o líricos de la poesía tradicional, que confiaba toda su valoración al significado -divagaciones, descripciones, sondeos introspectivos, exaltaciones eróticas o amorosas, seudofilosofía, denuncia o autosatisfacción burguesa con regularidad sintáctica de la llamada “poesía de funcionario”, etc.- sin pensar en la crisis que el texto poético ha sufrido en el mundo contemporáneo -Montale-.

-¿Por qué el poeta ha de salvar estos escollos de frases hechas, escritura lineal convencional y actitudes poéticas obsoletas?

-Porque la madurez del hombre contemporáneo le lleva a nuevas búsquedas dentro del laberinto de su conciencia.

-“Hay otros mundos pero están en éste” -Eluard-, y ello le abre a nuevas indagaciones acerca de los fenómenos de su conocimiento, teniendo en cuenta que un cambio psíquico determina un cambio en el estilo -Spitzer-.

El lirismo es el sentimiento de lo universal ya sea en el gozo, ya sea en el dolor. El verso es una parte de la poesía pero no es toda la poesía.

La poesía es lo esencial que se traduce a palabra con verso o no. El verso le ayuda a configurar un texto medido que precisa lo que se expresa.

Una poesía que no traduce lo que es permanente en el ser humano, es una poesía de circunstancias, o sea: de denuncia, de evocación de lugares, recuerdos de comics infantiles y otros de variada índole pintoresca individual, anécdotas, pero no es lo que dice Leconte de Lisle. “Sólo hay poesía en el deseo de lo imposible y en el dolor de lo irreparable”.

Veamos este texto poético propio


UN CUERPO DESHABITADO

Desocupas tu cuerpo de consumo
dejándolo al olvido de un andén
de los muchos silencios de la vida,
tú, que hiciste un mercado de tus ojos,
feria con los racimos de tus senos,
del pubis la diana de apetitos
y de tu cama, yunta de trabajo,
un breve paraíso de alquiler.

Llevabas como un terco palimpsesto
el recuerdo sangrándote de infancia
violada en un rincón de turbulencia
por manos como garfios endulzados
bajo un señuelo, fronda del engaño.

Asumiste con férula de sino
el pasado tal como una divisa
en el cuello mortal de tu memoria,
y enarbolaste a un viento de infortunio
la sonrisa con miel profesional
y palabras marcadas por el uso
con disimulo de un hedor de penas,
el abrazo de elástica costumbre,
la exhibición artera de un tesoro
que iba expoliando el azadón del tiempo,
modesta fonda de aire provinciano
para viajeros de pasión con prisa,
peregrinos por rutas de su hastío,
tratantes de manidas circunstancias,
sedientos de algún ocio pasajero
que abrevan en tus aguas de miseria
un sorbo de volátiles respiros
que escupen luego, ahítos de desidia
(menos yo, que dejé sobre tu tedio,
además del billete, unas palabras
que te dieron calor por un instante,
que tú quisiste retener con ruegos
en el mudo pretil de tu mirada).

El humo del tabaco fue aureola
a tu heroísmo de engarzar clientes,
y la copa, el fervor del incensario,
mientras pensabas en tu hijo, puente
para salvar los ríos del suicidio,
heroína en desvanes de epopeya,
mártir de un santoral sin bendiciones.
carne para el festejo de un momento
desahuciada de un techo de ilusiones...

Hoy, que no vives en tu cuerpo y yerras
por cielos de una ausencia indiferente,
dejas la huella de un revés que sólo
se entiende entre los pliegues no estudiados
todavía de Vidas ejemplares.


OBSERVACIONES:

¿Para qué la metáfora?

-Enriquece -y amplía el texto- el verso con colorido al comparar haciéndolo más inteligible el concepto al lector. Elemento real: tu cama:

-yunta de trabajo
-paraíso de alquiler
-diana de apetitos
-mercado tus ojos
-diana de apetitos

¿Para qué la sinestesia?

-Une lo sensorial y lo abstracto, dándole color a la idea:

-hedor de penas
-dejé sobre tu tedio
-el recuerdo sangrándote de infancia violada en un rincón de turbulencia
-unas palabras que te dieron calor


De El lenguaje transfigurador (2009)

Poema premiado en el Círculo de Artes y Oficios de San Fernando (Cádiz), 2009, premio “Juan Ortiz del Barco”, editado también en el boletín de la entidad.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio