• Juan R. Mena
    Contraluz

    Hacia una poesía futura

    por Juan R. Mena

La metáfora es lo que distingue al verdadero poeta.
Aristóteles



La metáfora crea otros nombres a partir del que sirve de referencia real. Se hace por analogía y se logra independientemente de la llamada imagen irracional, que compara con talante arbitrario sin que haya una relación entre lo comparado y lo comparable. Es pura subjetividad que da paso a una especie de pata a la llana de la expresión verbal, que tampoco tiene que ver con la glosolalia del dadaísmo.

La metáfora crea un mundo al lado de otro. El real queda eclipsado por el imaginado, que se considera nuevo frente al otro, el viejo, ya visto y pensado por el lector como una visión manida.

Otro recurso es la sinestesia: interpretar el mundo abstracto con el sensorial dándoles matices que los presenta como nuevos.

Un tercer recurso es la novedad semántica (¿deconstrucción semántica, literariamente hablando?), consistente en unir palabras cuya presentación no recuerde otra ya lastrada y, por lo contrario, despierte una sensación de lectura nueva.

No me resisto a citar la famosa elegía de Miguel Hernández a García Lorca como un ejemplo de idiolecto poético que conmueve a todo lector que desee leer una poesía con frescura en su lenguaje literario. Creo con toda convicción que esto es escribir poesía después de la poesía a que estamos acostumbrados, poesía que pretende comunicar, ya lastrada y desgastada en su semántica empobrecida por del predominio del significado sobre el significante.

Sé muy bien que hay quienes dicen que cada uno tiene “su estilo”, pero la verdad es que el verdadero estilo es el que no se parece a nadie y sorprende y reforma el lenguaje literario marcando un “territorio” de propiedad estilística; lo demás es repetir lo ya dicho por otros poetas o lo que se cree “rompedor” y no es más que un aborto de poema.

La poesía futura, pues, será la que no tiene deudas con el pasado pero que también ha sido capaz de poner las estructuras clásicas al día liberando al lenguaje de frases redichas y de su contrario: los versos —los renglones— falsamente rompedores. Pongo por ejemplo el poema de Miguel Hernández “Eterna sombra”, rigurosamente clásico y modernísimo en su expresión. ¡A ver quién da más!

Es necesario leer para todo poeta que tenga ambiciones de originalidad, fuera del disparate azaroso, la obra del Vixtor Shklovski El arte como artificio. Esta teoría literaria nos viene a decir que la innovación poética no está en el versolibrismo ni en la imagen irracionalista y arbitraria o de buen tuntún, sino en crear un texto que parezca nuevo y no desgastado por las imágenes y el discurso ya previsto y falto de emoción.

Miguel Hernández, sin saberlo él, cumplió con las indicaciones que dio el estilista ruso. De su poesía, más perenne que el bronce, en el decir del poeta latino Horacio, queda su obra, fuente para toda sed de renovación del idiolecto poético de cada uno. Como diría Verlaine, lo demás es literatura; o sea, escritura ya descolorida, quiso decir, más o menos, el poeta francés.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio