• Benedicto Cuervo Álvarez
    Desde mi quintana

    Miguel Delibes y la naturaleza

    por Benedicto Cuervo Álvarez


Fue para mí una agradable sorpresa y pienso que una casualidad del destino el encontrarme con mi libro relacionado con el medio ambiente y la naturaleza titulado: “El medio ambiente y su destrucción” (2010), al lado de dos libros del célebre escritor Miguel Delibes titulados: “Un mundo que agoniza” (1975) y “La Tierra herida” (2005). Ambos libros de Delibes, como dije anteriormente, están anexos al mío en una estantería cuya sección lleva por título: “Ecología y Naturaleza” de la biblioteca pública del barrio de La Arena de Gijón (Asturias).

El que estos dos libros del importante escritor vallisoletano estén pegados al mío se debe, causalmente, a que están colocados por orden alfabético y también por el tema similar que tratamos sobre la naturaleza y medio ambiente.

No obstante, como es obvio, mí obra se basa más en datos científicos, mientras que Delibes se recrea en retóricas literarias y filosóficas. Así, el famoso escritor de Valladolid bucea, en el interior de sus obras, para buscar un gran número de personajes ( Daniel el Mochuelo, Isidoro, Nini, Juan Gualberto el Barbas, Sisi, Lorenzo, Eloy…) que defienden la naturaleza y el medio rural, en contraposición a la ciudad y su mal entendido progreso.

Según Delibes en su libro “Un mundo que agoniza”, el hombre, obcecado por su pasión dominadora busca el beneficio inmediato, destruyendo, para ello, la naturaleza y, por ende, su propio futuro.

Miguel Delibes no está en contra, ni mucho menos, del progreso sino que busca el equilibrio entre el desarrollo económico pero sin agotar los recursos que nos proporciona la naturaleza. Se aprecia, a lo largo de esta obra, un cierto pesimismo ya que considera que tal vez la Humanidad llegue tarde para salvar al mundo de su propia destrucción aunque tiene la esperanza de que, al final, se imponga la moral sobre el egoísmo.

Delibes, en esta breve obra, mezcla relatos literarios con algunas aportaciones científicas sacadas de distintas fuentes (libros científicos, periódicos o revistas) para constatar y certificar los desastres que se están produciendo contra la naturaleza por parte de las sociedades desarrolladas y también las subdesarrolladas, con el apoyo de las primeras, para continuar de forma cada vez más tecnificada e irracional, a favor de un progreso que busca el beneficio inmediato sin importar, para nada, el precio que hemos de pagar por ello.

Aunque algunos de sus datos científicos que agrega a su libro hoy en día se pueden considerar erróneos (como prever que la Tierra llegará a los 56.000 millones de personas a fines de este siglo), las referencias bibliográficas que utiliza eran las que estaban en boga sobre esta materia en la década de los cincuenta y sesenta del siglo pasado (obras de Milton Leitenkey, Huxley y Orwell, Macfarlane Burnet, Robert Heilbroner, Barry Commoner, Michel Bosquet… El Correo de la Unesco, Le Nouvel Observateur, Club de Roma…) predominando mucho más los aciertos que algún puntual error.

Los datos científicos utilizados por Delibes en “Un mundo que agoniza” son, pues, acertados (salvo alguna excepción) y perfectamente constatables cuarenta años después de ser publicados en su obra (como la miniaturización de los ingenios, la contaminación por DDT o por vertidos de petróleo en mares y océanos que provocan catástrofes naturales o el excesivo consumismo).

El temor que tenía Delibes por la proliferación del arsenal nuclear sigue vigente y lo que él decía, en aquel tiempo, es totalmente asumible en nuestros días: “ los ingenios nucleares están ahí, fabricados por unos hombres y esperando ser utilizados contra otros hombres. La suprema aspiración de los humanos estriba en que sigan ahí, quietos, en los arsenales y que no lleguen a emplearse…”

La segunda obra de Miguel Delibes referente al medio ambiente y naturaleza se titula: “La Tierra herida” está escrita conjuntamente con su hijo Miguel Delibes Castro que es biólogo. A lo largo de esta obra el escritor Delibes le hace noventa y tres preguntas a su hijo biólogo sobre cuestiones de interés relativas al medio ambiente y al paisaje natural. Así le pregunta directamente sobre el problema de la contaminación, el cambio climático, la deforestación, escasez de agua, la desertización o los problemas de salud que los seres humanos podemos padecer debido a estos cambios provocados por la Humanidad.

Delibes, biólogo, responde de manera científica a todas las preguntas comprometidas que le formula su padre e incluso (como él mismo dice) le “pilla” en algunas no sabiendo qué decirle en verdad.

Se aprecia en esta obra que tanto padre como hijo tienen un claro compromiso en la defensa del medio ambiente y el paisaje natural y el deseo de ambos de buscar posibles soluciones a través de la educación de los jóvenes y de conferencias internacionales (Protocolo de Montreal, Estocolmo, Kioto) para poner límites a la contaminación y destrucción masiva de la naturaleza que pone en serio riesgo nuestra propia existencia sobre la Tierra.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio