• RESEÑA de LIBROS

    La soledad del héroe

    de Ramón Luque Sánchez
    Club de Letras UCA, 2016


    por Juan Mena


La soledad del héroePoemario compuesto por treinta y cinco poemas. Lleva en su frontispicio una cita de Claudio Rodríguez, un prólogo de José Antonio Hernández Guerrero y una dedicatoria por parte del autor a su madre, esposa e hijas.

Antes de hablar sobre este libro hemos de recordar otro del autor al que se hizo la reseña en su día y que marca en su trayectoria poética un tramo a tener en cuenta como es Remansos en el tiempo, un conjunto de poemas que reúne dos condiciones para ser considerado recomendable para su lectura: contenido valioso por sus vivencias humanas y su lenguaje que no se resigna a repetir el pasado desde el punto de vista de su registro, en el que quedamos sorprendidos por sus recursos expresivos.

Pero en este poemario que comentamos ahora la actitud del poeta es bien distinta, su preocupación es radicalmente temática. ¿Qué se quiere decir con esto? Que los sentimientos están a flor de página y son ellos los que determinan el lenguaje, el registro poético que campea a lo largo de los poemas como si todos ellos coadyuvaran a formar un mensaje de la experiencia de cada día; así pues, la madre, la soledad, concierto callejero, cuando la vida aprieta, sed, pesadilla, palabras por la paz, nunca saben los hijos, el hijo del tallero…, son títulos que dan una idea somera de que el poeta quiere comunicarnos experiencias propias, inmediatas, que balbucen en su intimidad un necesario cauce de salida para sus vivencias más profundas. La presencia del hogar como punto de partida de una historia que se prolonga en la vida diaria, con la añadidura de la esposa y las hijas es como un recorrido por los años hasta llegar a la cumbre de la propia biografía, como bien dice el profesor José Antonio Hernández Guerrero en las palabras prologales: "Versos que descubren la verdad secreta de nuestras vidas compartidas”. Este libro no se orienta hacia la búsqueda de una expresividad que pueda sorprender al lector , como en el otro libro aludido, sino que responde a la emoción de hallazgos más experienciales que estilísticos. Ahora bien, estas vidas compartidas no anulan la soledad del poeta, que es historiador intimista de cuanto le rodea; mientras que para el hombre común vivir es pasar los días sin llenarlos de trascendencia, para el solitario que recoge la red de su vivir cotidiano, la pesca es siempre abundante y también compleja en sus matices.

Como unos seis sonetos, un poema en verso de arte menor y los más en versos blancos con unas separaciones de palabras dentro del verso, técnica muy de las vanguardias, este poemario fluye como un río de poesía que podríamos considerar dentro de la generación de la llamada experiencia, que floreció a partir de los años ochenta, como una réplica a la poesía desmarcada de los sentimientos propia de los Postnovísimos. Precisamente esa es la médula de esta poesía que nos ofrece Ramón Luque en esta nueva entrega, de la que se expone el siguiente poema como representativo del poemario y cuyo contenido es tan lírico como épico, si por épico entendemos también un canto al sentir universal en el reverso del individualismo subjetivo:


Cada día

cada día la vida pide un muerto
como el mar pide un barco y los cielos su nube
cada día rezamos un rosario
y pedimos limosna a un mendigo
o arrojamos a un dios de sus misterios
cada día una mano recoge nuestras lágrimas
para luego arrojarlas al fuego de la ira
chisporrotea el viento por tanta calentura
cada día perdemos un cuaderno
y más tarde escribimos con el dedo en el aire
cada día matamos cada día morimos
cada día marchamos hacia ninguna parte
cada día la luz nos regala un milagro
el desierto una cruz y la noche un enigma
cada día caemos cada día creemos
que este mundo es el otro que en silencio soñamos







volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio