• Luis Enrique Prieto
    PRO - POÉTICA

    Cara al Sol

    por Luis Enrique Prieto



Mirando atrás con ira…

Macarena estaba guapa, como casi todas las novias de blanco el día de su boda. Gerardo miraba arrebolado a su hija, flanqueado por sus dos nietos disímiles: Borja Mari, macarra y fanfarrón, disfrazado con una terna cruda con rayas amarillas y bambas deportivas, y Jose, homosexual militante aseteado de piercing en orejas, labios y nuca, de blanco inmaculado y con una camisa granate chillón y unos mocasines rojos.

Cuando me acerqué para felicitarle, me dijo, con esa sonrisa que nunca le abandonaba:
- ¿Te acuerdas de mis nietos, los de mi hijo Adolfo?
- Sí, Gerardo, aunque hacía quince años ya que no los veía. No los hubiera reconocido ahora...

Gerardo me hizo un gesto de sumisión y sorpresa, y yo me acerqué, y, dándole una palmada en el hombro, le comenté:

- La vida es como es, Gerardo, y nosotros tan sólo actores de un teatro con los papeles escritos...
- Joder, Antonio, si me lo cuentan antes me pego un tiro, pero, ¿qué puedo hacer ahora? Tú, al menos, has tenido suerte...

Iba a buscar alguna excusa piadosa cuando Rafa se unió al grupo. Rafa había venido solo porque su tercera mujer, -según nos dijo-, no soportaba el calor del Sur y se había ido al Norte con su última hija. Algo me decía que Marta no sería la tercera y definitiva esposa de Rafa, ni que su hija de tres años sería, tampoco, el último de sus vástagos y una pensión alimenticia más que deducir de su altisonante cuenta corriente, un día repleta de ceros, y pocos meses después, luego de algún negocio portentoso y originalísimo, en bancarrota absoluta y deudora.

- Parece que fue ayer, -comentó Rafa.
- Y una leche, macho, -le respondí con un amago de puñetazo en el estómago.
- Ayer yo no tenía que tocarte la cara, quillo, para ver cómo eras, -dijo Gerardo sin perder la guasa.
- Bueno, bueno, era sólo un decir, -tuvo que admitir Rafa.
- ¿Cómo están tus hijos, Rafa?, -le pregunté para romper el hielo.
- ¿Cuáles?, -respondió Rafa con cara de extraterrestre.
- Eso, Antonio: con Rafa hay que especificar a qué estamento nos referimos, -dijo Gerardo con ironía.
- Pues los que conocemos, -acepté.
- James está en Singapur, y creo que tiene dos hijos...
- ¿Crees?, -le inquirí asombrado.
- Bueno, sí, aunque hace un par de años que no sé nada de él... Y Daniel en Berlín, terminando la carrera...

No éramos de la misma edad, ni estábamos en el mismo curso, ni siquiera teníamos similares comportamientos escolares, pero algunas peleas nocturnas, para defender lo que creíamos que era la dignidad y la justicia, nos habían unido por encima de nuestras diferencias. Pronto LOS ALACRANES se hicieron famosos en el Internado, a pesar de que casi nadie conocía quienes eran los que en realidad se escondían detrás de aquellas siglas que marcaban la mayoría de las barrabasadas y demandas anónimas del Colegio. Cuando nos hicimos con el sello de caucho, con un alacrán tatuado con la cola amenazante, no fue fácil ponerlo a buen recaudo de los continuos registros de los profesores, aunque estos siempre se equivocaron creyendo que se trataba de varios alumnos de un mismo curso y de similares características docentes. Sólo esto, quizás, mantuvo durante tiempo el anonimato, y únicamente cuando, en una locura prepotente, decidimos firmar nuestros exámenes, de distintos días y de diferentes cursos, con el tampón del alacrán amenazante, pudieron los profesores , por una elemental eliminación y comparación de letras, conseguir por fin desentrañar y expulsar del Colegio al trío Los Alacranes. Habían pasado dos cursos en los que la firma de caucho del alacrán rubricaba las más variadas denuncias de la vida escolar: desde el ropero del chivato José Manuel, en el que apareció una pegatina que rezaba PELOTA-CHIVATO, con el alacrán amenazante, hasta el cuaderno de clases del Sr. Anselmo, que amaneció un buen día bien engalanado con la leyenda PEDERASTA-ASQUEROSO, aunque debo reconocer que, por entonces, ninguno de los alacranes teníamos del todo claro qué significaba aquello de pederasta, si bien nos pareció más fino y contundente que poner MARICÓN-ASQUEROSO.

Nunca perdimos el contacto a pesar de que nuestras vidas se fueron por rumbos bien distintos. Aquellos años de clandestinidad y anonimato habían supuesto, sin duda, mucho más que un juego de internos aburridos, pero era inevitable poder sentir ahora el paso del tiempo aderezando nuestras vidas, cuando tres generaciones de “alacranes” se juntaban en la boda de Macarena.

- ¿Os acordáis cuando el Director tuvo cuatro horas a todo el alumnado, formado en el patio, a plena canícula, y cantando el Cara al Sol...?
- ¡Hijo de puta!
- Y sólo porque habíamos pintado todas las puertas del Colegio con la palabra FASCISTAS y la firma de los alacranes debajo...
- Sí, dijo que o se entregaban los llamados “alacranes”, o no nos movería del patio durante días.
- Pero el muy cagón tuvo que rajarse cuando se desmayaron los tres primeros alumnos de primaria...
- Y al día siguiente lo rematamos escribiendo en todas sus clases de Lengua, en las pizarras, FASCISTA-CAGÓN, con la firma del trío...
- Joder, echaba chispas el tío...
- Eso sí, me aprendí el Cara al Sol al dedillo.
- ¿Y si lo cantamos?
- ¡No fastidies, que es la boda de mi hija!

Rafa seguía renovándose con su nueva empresa de Video-conferencias, y Adolfo, retirado hacía ya tiempo por aquella retinitis viral que le había dejado un 25% de visión dispersa, acababa de afiliarse a la ONCE sin perder un ápice de su alegría, aunque sí decidió eliminar, de su repertorio inacabable, todos los chistes de ciegos. Y yo estaba allí representando el triunfo del estudio y de la estabilidad de una profesión y una familia a todas luces modélica. Mi mujer, dos de mis hijas, y dos de mis nietos, habían querido sumarse a la boda de la hija de uno de los “alacranes”.

- ¿Y cómo llevas lo de Jose?, -preguntó a bocajarro Rafa.
- Jodidamente, compadre. Lo puñetero no es que sea homosexual, que esa es su opción personal, sino que vaya de “loca” provocante... Y Borja Mari, para compensar, de fanfarrón súper-macho, que no sé qué es peor...
- Es que mandan narices los nietos...

La sonrisa permanente de Gerardo, estimulada ahora por unos cuantos aperitivos alcohólicos diversos, se puso triste por unos momentos, y sus ojos apagados se hicieron vidriosos. Me pareció obligatorio compensar un poco la situación:

- Oye, Rafa: ¿superó ya James su adicción a la coca?
- Imagino que sí. Sería difícil, si no, que estuviera en Singapur: allí estos temas se castigan sin contemplaciones con largas cadenas de cárcel.
- Venga, muchachos, que parecemos los alacranes agoreros, -atajó Gerardo-, y hoy es día de celebraciones...
- ¿Y si cantamos el Cara al Sol?
- No hay huevos...
- Venga...

“Cara al sol con la camisa nueva
que tú bordaste en rojo ayer,
me hallará la muerte si me lleva
y no te vuelvo a ver.
Formaré junto a mis compañeros
que hacen guardia sobre los luceros,
impasible el ademán,
y están presentes en nuestro afán...”

Los efluvios alcohólicos ya habían hecho mella suficiente en nuestro trío como para que no percibiésemos que todos los invitados nos miraban estupefactos, mientras nosotros tres, cogidos por los hombros, nos balanceábamos al ritmo marcial, ligeramente beodo, de la canción fascistoide-patriótica.

Me hubiera gustado perder la noción del tiempo, pero los ojos de mi mujer, inquisitivos y asombrados, me recordaron que tan sólo me quedaban 24 horas para finalizar el permiso carcelario de fin de semana que las autoridades del Penal de Soto del Real me habían concedido para la boda de la hija de mi amigo...





Curriculum

Curriculum




volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio