• RESEÑA de LIBROS

    La Guerra Sintética

    de Jorge Gram

    por Edith Getzmi

La resistencia del poder oculto. Reseña de La Guerra Sintética de Jorge Gram.


La Guerra SintéticaLa Guerra Sintética, fue la segunda novela de Jorge Gram publicada desde el exilio por la editorial RexMex en San Antonio Texas en 1937. Fue prologada y firmada por el mismo autor desde Ámsterdam, Holanda, y enviada a los mencionados editorialistas para agradecerles el éxito de la publicación, al mismo tiempo que hacia aclaraciones respecto a opiniones que la misma novela había recibido:

Me dirán ustedes:"¿Y qué pasó con los dictámenes en contra?" Estos se reducen a las cartas de algunos católicos tiernos, que se conforman con decirme "que no les gustó La guerra sintética". ¡Es evidente! Si no pretendí hacer un libro de deleite, sino de ruda increpación. Mi libro nunca será un caramelo, sino un brebaje amargo y caustico para los que no quieren abrir los ojos ante la contundente realidad. (La Guerra Sintética 2)

Con La Guerra Sintética estamos hablando de una novela que describe el proceso de la planeación de un asesinato, la argumentación y licitación del crimen, colmada de acción y suspenso es una especie de guía detallada para efectuar el asesinato de un hombre—que por cierto es el Jefe máximo emanado de la Revolución Mexicana—y que ha sido declarado como tirano por el pueblo católico objeto de su persecución. Es decir, La Guerra Sintética trata de cómo efectuar el tiranicidio del déspota que oprime al pueblo en una época en la que se había dado por concluida la gesta de la Revolución Mexicana. Llevada en una amplia perspectiva socio histórica, parafraseando a Hernán Vidal, nos proporciona la visión de los marginados, los de a pie, de aquellos cuya voz fue acallada por la fiereza de la censura militar hegemónica en plena etapa posrevolucionaria con que se iniciaba el México moderno en la primeras décadas del siglo XX.

La historia se teje en la segunda parte de la Guerra Cristera, es decir, una vez que habíase dado por concluida la primera etapa de la gesta cristera mediante los celebres "arreglos" del 29 entre los jefes del Estado y los jerarcas de la Iglesia, todo esto sin el consentimiento de las masas que se dieron por descontadas y traicionadas decidiendo continuar en la lucha en la llamada "La Segunda" o "La Albérchiga" cuyos estragos se extendieron mas allá de los arreglos. Es durante esa época que Gram contextualiza La Guerra Sintética en la década siguiente, en los treinta como un largo epígono de la guerra. Otro aspecto importante a señalar, es la trascendencia que el conflicto cristero tuvo en otros países, pues aunque pareciere que la Guerra Cristera es un asunto que solamente concierne al México de la posrevolución y en el sentido político más amplio al ámbito nacional, es bien sabido que todo está conectado con todo especialmente hablando en materia socio-histórica, así mismo no existen ni en el presente ni en la historia, acontecimientos aislados, puramente locales y desconectados del ámbito internacional sin quedar registrados en la intrahistoria. Según Jean Meyer en Las naciones frente al conflicto religioso en México: "las repercusiones de La Guerra Cristera se dieron internacionalmente, dejándose sentir sus efectos en países diversos como Alemania, Argentina, España, Francia, Hungría, Inglaterra, Irlanda, Polonia, Italia y Bélgica" (22).

En La Guerra Sintética el protagonista es llamado precisamente de Bélgica para efectuar el tiranicidio. No se trata de un sencillo ciudadano, ni menos de un campesino sino se llama a un individuo previamente seleccionado, maduro, y recientemente orlado por la Universidad de Lovaina: e1 doctor Magallanes que habiendo sido hermano lego en el convento de Ysleta , abandona sus propósitos individuales para ingresar a las filas de La Liga y luchar en la consecución de los propósitos de efectuar la liberación del pueblo mexicano de la opresión del tirano. Muy interesante resulta el manejo que el narrador —en estricta tercera persona— hace del protagonista en cuanto a que lo metamorfosea de ser un individuo totalmente blanco y espiritual en un oscuro delincuente al margen de la ley dispuesto a armar propiamente una guerra de guerrillas documentada y organizada en un amplio espectro de las capas sociales en la consecución de sus objetivos. En analogía con el llamado segundo subgénero de la novela policial [el] Tough guys fiction o hard boiled fiction donde: […] el investigador […] no es precisamente un policía o un individuo afiliado con las autoridades legales. Tampoco […] un investigador, acarreado al asunto por circunstancias fuera de su control. [Al cual] su vulnerabilidad frecuentemente le expone a la culpabilidad, a cometer actos ilegales, a suspender la ética y racionalizar actos cuestionables por medio de un contextualismo ético sospechoso. (Genaro J. Pérez 14)

Así, el protagonista Doctor Magallanes se ve a sí mismo regresando a las calles oscuras del México callista para entrevistarse y reportarse ante La Liga. Parado junto a un candil: "El Dr. Magallanes ha estado puntual. […] Nadie aparece en los contornos. Espera durante una hora, de pie. Nadie se acerca. Avanza la noche. El doctor mira su reloj. Están por sonar las doce" (La Guerra Sintética 9). De esta manera se inicia "el rodaje" de la narración en medio de una serie de diálogos directos, fríos casi cinematográficos, hasta que resulta aprehendido por las fuerzas oficiales iniciando así lo que más tarde sería su agonía en los sitios oscuros y malolientes en los que se refunde a los enemigos del régimen. A través de sucesivas cárceles y torturas se va enterando de los mecanismos de persecución, ejecuciones e incluso del uso de hornos crematorios para hacer desaparecer "las evidencias" de los cadáveres y evitar que los cristeros recuperen los restos contribuyendo a la mistificación de su lucha. Aprehendido y arrojado en un vagón militar, junto con otros cristeros condenados a la ejecución fuera de la ciudad, el Doctor Magallanes resulta sobreviviente por inesperados sucesos que le llevan a conservar la vida para proseguir toda su gesta ideológica y llevar a cabo el tiranicidio.

Todo enmarcado en un amplio análisis de tipo teológico en franca citación a doctores de la iglesia donde intercala individuos de un habla superior pertenecientes a la más elevada intelectualidad del catolicismo, y el habla de los personajes pertenecientes a las clases más bajas de la sociedad de esos tiempos con relevante heteroglosia. En medio de una descripción casi lineal, el narrador de La Guerra sintética, nos lleva a revivir la gesta de terror y sangre que se vivió en la segunda parte de la guerra cristera usando la presencia epopéyica de la gesta del México posrevolucionario perseguido por haber luchado en defensa de su libertad de expresión, Todo esto enmarcado magistralmente en los elementos característicos de una novela negra y criminal.


Curriculum



volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio