• Juan R. Mena
    Contraluz

    En la Feria del Libro

    por Juan R. Mena

INVITACIÓN A LA LECTURA EN LA FERIA DEL LIBRO

Proponer hoy día que la gente lea poemas no es nada fácil. Indicarles qué poetas pueden ser propicios a la mentalidad de los jóvenes no es tarea sencilla, sino más bien complicada. Vivimos en una época de escepticismo en los valores: el relativismo se impone de tal modo que lo absoluto se ha perdido o está arrumbado en un rincón de la conciencia. El pragmatismo se ha impuesto de tal manera que las preferencias de jóvenes y no tan jóvenes se centran en el cine, los magazines de televisión y las novelas anunciadas a bombo y platillo por las editoriales. Pero la poesía queda bien lejos de este horizonte y, si se piensa en ella, acuden a nuestra mente nombres de poetas que empiezan a parecernos convencionales como Cernuda, García Lorca, Alberti, Octavio Paz, Benedetti, Pessoa…

Por eso mismo, aconsejar qué poesía debería leer la gente, tanto jóvenes como mayores, resulta comprometido pensando que el consejo pueda desviarla de su gusto verdadero, suponiendo que vayan a las librerías con unas intenciones previas. Creo que se puede aconsejar en la novela y en el teatro, pero en la poesía la orientación ha de ser personal. Sin embargo, empezar por los clásicos siempre da una referencia que sirve de guía para no caer en la tentación de que la libertad es el presupuesto básico: libertad que lleva siempre al versolibrismo fácil y con lenguaje entretejido por imágenes disparatadas con ínfulas de modernidad, creyendo el que escribe que ha descubierto el Mediterráneo; o sea, que es un genio y como tal hace cosas nuevas.

Por supuesto que al decir clásicos me refiero tanto a Quevedo como a Miguel Hernández. Precisamente el poeta de las “Nanas a la cebolla” ensayó, dentro de las formas rigurosamente clásicas, un lenguaje poético que se despega del discurso que nos pueda parecer ya lastrado en otras poetas. De ahí que Miguel Hernández sea el poeta que propongo para lectura. Él satisface al lector lo mismo con el metro corto que con el de arte mayor. Fue un verdadero genio que ya en vida estimaron Juan Ramón Jiménez, Vicente Aleixandre y Pablo Neruda. Entrar en su poesía es como si se recreara el lenguaje literario convencional en lenguaje poético creativo. Creo que el poeta oriolano cumple la teoría de los estilistas como Benedetto Croce, Karl Vossler, Leo Spitzer y Vixtor Shklovski, que propugnaban la creación por encima del lenguaje poético ya desgastado.

Se podría también tener en cuenta la famosa Antología de la poesía contemporánea, de Gerardo Diego, editada en 1934, y que ya es un clásico debido a la orientación que nos da de la poesía contemporánea desde miembros de la generación del 98 y el Modernismo, hasta el mismo grupo del 27, pasando por poetas de la ya llamada promoción de 1914. Recoge, por tanto, a toda la edad de plata de la poesía española.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio