• Peregrina Flor
    Senderos de sol y nubes

    Mi último “rodaje”

    por Peregrina Flor
 


El moreno que amo ahora, en el año 2006, guapetón, ojos marrones, esbelto y derecho, labios carnosos y nada mariposa, es un morenazo sin igual, simpático, allí te envío mi amor en un sobre, derecho a tu corazón.

Así por los suelos, la cabeza baja y con la lluvia, que cae sin piedad, también sobre mí, mojándome los pies. Lloverá, que Dios quiere que las nubes se llenen de agua para descargar, es así el jefe, tengo más protección que el Papa pues es que así lo desean, eso creo, eso anhelo, eso es lo único que verdaderamente tengo.

Rueda que te rueda voy con mi Renault dacia logan color azul mineral. Me lo chocaron, no fue mi culpa, tiene unos golpes que le afean. Se los arreglaré algún día. Las nubes se ponen negras y van anunciando la noche que se acerca, voy acelerando más fuerte y profundamente para llegar a mi casa antes de que oscurezca. Recuerdo las sabias palabras de mi madre, que viaje por autopista. Lo siento madrecita mía, soy mujer de carretera. El miedo entra en mis carnes pues puede haber ladrones hábiles que acerquen sus armas blancas a mi cuello de cisne. Todo les será dado. Rezaré un padre nuestro para que alargue la luz del día aunque llegue a casa tarde. Las nubes desaparecen y el cielo pierde brillo y allá lejos se levanta un cálido tinte rojo que sostiene la última luz de una traicionera tarde. No nacerá un nuevo día, morirá el que ha transcurrido llevándose mis secretos.

Tengo un miedo insuperable, corro sin saber por donde, aunque me accidente y muera, todo antes de que lo negro envuelva mi pobre vida llenándola de pena. Si hubiera escuchado a mi madre dejaría las carreteras aunque hubiera que pagar peajes y peores fueran los paisajes. No en todo hay que ser pobre, humilde y corriente. Otros usan buenas vías de circulación y sus coches son muy caros, en ellos llevan buenas radios, gps... yo sólo llevo dos gorros, impermeable, bolsas de croquetas de gato, cds, jaulas y bolis.

A algunos seres vivos Dios les da de todo para después pasar a cobrarles de la manera más cruel. Yo no podré defenderles, no tengo esa autoridad. Sabes que soy igual que tú y aunque el juicio no sea mío sería como si fuese. No desearía jamás tu papel en este rodaje.

Lucy se quiere casar y ya tiene 42. Yo le aconsejo minifalda para ir al Hospital, a las compras, las cenas, viajes, recados y hasta para dormir si hace falta. No es necesario un tiempo para la conquista, se pone uno la minifalda y ya está, ella hará el trabajo por ti. Suerte.

Dios ¿morirán?, ellos, mis enemigos, uno a uno, de cáncer, infarto, trasplantes, caídas, ¿morirán?, los solares les sacarán la vida a los malos que se marean, ¿se merecerán la muerte? Estudiar francés, practicarlo en Túnez, ver a los pastores, a los huertos, las flores de varios colores y Douz: “la puerta del desierto”, que lindo fue el viaje, vestirse de traje y bailar la danza del vientre en aquel crucero, con tacones altos por los pasillos de aquellos hoteles africanos, con una sola planta, muchos dormitorios, hablando árabe y francés, que es lo que ellos hablan... Sol y gato, sol caliente, gato que teme a esos rayos que le queman el pelo, sol y gato, tú y yo, con la quemadura que nos mande Dios, gato de peluche debe ser entonces para no quemarse, simplemente perder un poco el matiz.

No sé si perderé el trabajo porque no soporto la hiperactividad de ciertos seres, me marcan a fuego sus miradas y sin saberlo dejo de cantar pues no soy capaz, ay ay ayayayyyyy, ahí y así, alí, alá, acolá, que no lo sé. Je ne sais pas.

Tos y tos, manifestación de enfermedad futura, indicación de que moriré algún día, de que debo cuidarme mucho, alegría sin embargo, soy normal, no puedo curarme milagrosamente, soy normal. Nostalgia de una vida mejor, con 36 años ahora, ¿qué pasará después?, dolor agudo en el pecho y dolor, dolor y más dolor. Se traspasará al que me lea, juzgue y condene.

Librar el 15 de enero, sino lo pierdo. Por cursos. Cogerlo ya sin pensar, debo por mi honor hacerlo y no trabajar ese 15, que es mío por asuntos propios, me pertenece por ley. Yo, no otra cosa, yo y la ducha, el agua caliente y cantando una nueva canción, irse pronto a Caracas, irse ya, sin remedio que se ponga a esta determinación cierta, allí empezar de nuevo, que no se disguste nadie, nadie es nadie.

Me llamó Alexis Gregorio desde el Delta Amacuro venezolano, quiere que vaya a Guadalajara de España a visitarle cuando venga de vacaciones con su hermana Carmen, sé que llegaremos a algo, a un beso, un abrazo, un acuerdo, Alexis Buendía, amigo, a saber si algún día yo también tengo buenos los días. Te quiero mucho.

Caracas, Caraquitas, Caracazas, Caraquiñas, 2007, sigo pensando en marchar, una casita allí hay, un hogar, buenos amigos, un futuro, un resplandor y un pasaporte nuevo que me llevará. Volver al origen, Barquisimeto, Valencia, Maracaibo, no lo sé a ciencia cierta, aún no sé cuando será.

Irse a Caracas, documento en mano, allí nací, hoy es siete de enero de 2007, talvez de nuevo lo piense, quizás sea lo mejor, fugarse sin más, aquí se corren innecesarios peligros de muerte, hay soldados necios de corazón y con las espadas afiladas, ignorantes que me desafían y no me respetan.

Virtud, amor y constancia, calma, lógica y esfuerzo. Lucha, inteligencia y sabiduría. Educación, entrega, armonía y elegancia. Templanza, tolerancia y lucha de nuevo con fe y... Caracas.

Nueve de enero de 2007, llueve, poco pero llueve, más que el nueve de enero de 2006. La lluvia es maravillosa, es una estrella que se me acerca más y más y me gusta la astrología. Calor, brisa cálida, calma. Buen clima para llenar mis calles mojadas. Bonita ciudad es La Coruña.

27 de enero de 2007, nevó la semana del 22 al 26 de enero, cayó la gorda, fuerte, incansable, con intensidad. De blanco se ha pintado el cuadro que mis ojos alcanzaron a ver, blanca la playa, la aventura de andar y el llanto que se llegó a congelar sobre mis mejillas rosadas. Hoy en La Coruña lo recuerdo, pero aún quedan muchos copos, mucho frío, mucho blanco. Cené patatas blancas con guisantes, zanahorias y remolacha. Estaban asadas, buenas y muy holgadas, peladas, duras, tostadas, llenas de aceite de oliva, que buenas que me estaban, Mhhhhhmh. Mi madre es buena cocinera.

El Sur de América entero a mi servicio. Acabad con mis enemigos aunque deba ser la chacha, ¿quién lo sabe?, acabad con mi martirio y convertidme en un duende valiente que no tenga que usar las armas. Nevó, semana del 22 al 28 de enero de 2007, bolas de vidrio, hielo macizo, nos acercamos a la meta, pasear sobre ella, pero sin frío, con guantes, bufanda y buenas botas. Quienes nadie son ni nada hacen no sepan andar sobre mi amiga y hermana sin resbalar a sus anchas, que se vayan a la oscuridad de una habitación vacía y no me dañen, es mi voluntad, mi sueño.

Irse a Bogotá o Rusia mismo y cuanto antes, sin medir las distancias, marchar. Atravesar los caminos con la cabeza bien alta, largarse de este mal rollo morena guapa, salerosa, avanza, que ya no eres niña y nunca fuiste sabia, que si pueden te hacen pasar por inocente cuando eres avispada.

Venezuela, ojala tomes lecciones del día que nos ocupa, que sepas siempre proceder, con calma, acierto y fe, poca pero con ella... también. Despierta a la luz cuando te mueras y arranca el canto del “Alma Llanera” que me hace sentir que sí, que aunque no me crea ciudadana de ningún país, aquella es mi pequeñísima patria.

Mi hermana me lleva a Italia, poco a poco, habla italiano y ama a uno de ojos grandes, buen comienzo, desconozco el fin. Tierra de arte sin igual, de talento, fabricada con fundamento que es lo que a mí… me falta.

Más amor, menos odio por siempre entre nosotros. Debo asumir mi vida y reconocer la dicha, los días alegres del colegio de Campo Alegre, las excursiones, los ejercicios en el Parque del Este, las visitas a los museos, los concursos y los intercambios de regalos... Todavía me queda algo por ver, será ya en el mismo medio de una vida fría cuando mis ojos alcancen la nueva luz, en medio de relaciones extrañas, de que te miren raro, de punzantes dedos que te tocan y que de muerte te van rodeado, todo va para el cuerpo, todo te enferma. La vida transcurre como si fueses una marciana, te ocultan secretos, te observan en silencio, se ríen de ti, pero el que ríe al último... ríe mejor.

El pasado no volverá a mí, yo tampoco le buscaré, no debe volverse atrás, ahora sólo queda la madurez y la vejez, los tintes de pelo, las cremas antiarrugas, dormir bien, curar las enfermedades y pensar a quienes puedes dejar tu pequeña herencia, por cierto fijo que no a mis primos ni tíos ni amigos, si acaso a una asociación benéfica fiable.

Me robaron ellas la flor de la vida, la que compartía sus días cuando era niña. Ellas, y ahora debo saber qué hacer, seguir allí, dejar que me roben o responderles adecuadamente por sus maquiavélicas hazañas. Ilumíname Dios, dame una mano o un brazo que esta situación es espantosa, me sacaron lo poco que me quedaba para mantenerme en pie. Debo pensar qué hacer, ante todo relajarme, actuar con serenidad ante el hurto. Mi familia me falló, lo único que pensé me quedaba también se aprovechó de mis pobres circunstancias, no entiendo el motivo del dolor y la pena que viene de nuevo a apoderarse de mí, si soy fuerte, lo he dado todo, nada recibiendo. Soy un estorbo, me apartan de su camino, me brindan soledad, me quejo y empiezo a sentir cosas extrañas, mi madre llora por tenerme y yo sin culpa, sálveseme la vida a tiempo que del daño y la soledad ya uno no se recupera, pero aún así... puedo quiero y debo seguir viviendo.

En el año 2015 me ha dicho un brujo que el amor encontraré, demasiado tarde pensé, pero si la dicha es buena sabré aprovecharla. Para esa fecha aún queda demasiado, sabré esperar sin desesperar, lo sé.
No miraré por el alma de nadie, serían todos culpables, a nadie podría salvar. No soy quien, nada dejo, nada me llevo cuando me lleven los titulares del juicio final, sólo el deseo de olvidar junto a ellos lo vivido y visto. No soy buena, no creo que me espere el cielo eterno, yo también me declaro culpable de casi todos los pecados existentes, no me importa, si repito vida es lo mismo, si suspendo no lloraré, me volveré a examinar.

Llamó Manuel, se lo agradezco, estaba sola, una llamada y sentí el calor de una mañana cálida, todo está en la mente, todo es relativo, el sol salió y mi ilusión creció de nuevo y creo, que me quiere bien, mi vida y yo, mis horas le daré.

La lavadora puse, buena hora, mamá me mira con ojitos de osa parda, redondos y marroncitos. No debo hacerle daño porque la quiero, y ella a mí, a pesar de ser también sospechosa de pecados. Que disfrute de la vida, que la engrandezca la luna mientras yo seguiré buscando respuestas en mi interior. Manos de coral, buenas son, frescas como el sol, mi bendición, estrellas de mar, lucero en las noches, trucha de los ríos, alma y amor, tú y yo, yo y él, los dos, amor, quiero saber, dámelo a conocer, deseo la resignación, manos de santa, rojito nácar en los labios, azul tesoro, blanco tempestad. Locura sin más es lo que aquí dejo escrito. Que el tiempo pase y no lleve nada grave en mi pecho que me duele como si me fuese a visitar la muerte, que no sea triste el final debido a estas complicaciones de la máquina: las arritmias, las anginas. Que nadie que me haya hecho daño se lleve esa gloria, que el tiempo pase y no muera, que mi mal mejore y acarree la salud de nuevo a mi hogar. Amén.

Oración para pedir salud. Ten compasión, vivir así no es fácil, ten piedad y ayuda a mi cuerpo a andar, dame salud por encima de todo, salud. Es mi pedido, mi paquete para el envío, dejar la soledad, la enfermedad, los nervios, el peso de la ira y la mala suerte.

Conchita 2008, vida igual, casita, La Coruña, pero... quizás, cambie de coche, dejaré a mi Renault 11 color aurora, cambiaré de camisa. 2008, Conchita, el mío ya tiene 20 años, es de gasolina, se lleva el diesel. Creo que llegó la hora así que habrá que hacerlo, a sellar el cambio. Luz color amparo, azul, blanca, nostalgia, verde de verdad, anaranjada, beige, color de la alegría, luz marrón y negra, de tirabuzones, esperanza muerta, violeta y lila, del color que tenía que ser. Vuelve la locura con la nueva luz del alba.

Comí chocolate, mil granos en mi cara se asoman, negro, con leche, fondant, con almendras, blanco, crocante y de turrón. Estaba dulce y bueno. Ha sido a las seis de la tarde, lo disfruté como nunca. Llenar folios pensando si debo quedar aquí o irme a un nuevo país: Italia, Colombia o Venezuela. Llenándolos y buscar saber si debo dejar este sitio o seguir viviendo con poco dinero... ¿a dónde voy?, ¿a dónde?, ¿a qué parte de Italia: Firentze, Padova o Venetzia?, bueno ya sabré.

2002, 2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2008: siete años que no nos deja la lluvia, siete años llevándolo y es mucho tiempo en que no comprendo la razón. ¿Cuándo acabará ésto?, tendré paciencia. Conchita, hijita, coge el paraguas, soy la de la sombrilla en que descansas, la de las sábanas blancas, la que consigue el amor cuando la lluvia le cae encima de manera despiadada. No soy sabia ni seré abuela pero sigo siendo yo.

O desexo, la venganza, sacar la luz de unos ojos, que venga del cielo, no de mi espada que no sé si sabría usarla, creo que sí. Secreto de amor, me enamoré de Alexis, sé que lo sabe, ¿qué pasará?, Alexis está de moda en mi corazón, por eso debo visitarle lejos y comunicarle mi amor.

Quedan dos folios y quiero acabar, de letras llenar este universo muerto, quedan sólo dos por escribir, ojala llegue a algo en mi interior de gata loca. Quiero curar mi dolor agudo en este pecho de golondrina. Deseo lo peor a todos los que me desean lo peor, yo soy del ojo por ojo, yo soy del diente por diente... yo soy la mujer que adapta su vida a los tiempos, que vive bailando al ritmo que le marcan porque es la única manera de que ella marque el suyo. Soy una mujer alegre y fiestera, valiente y un poco complicada, no una pobre desgraciada abandonada a su suerte, porque yo lo valgo. Nadie me conocerá del todo jamás, pero sabrán de mi eterna sonrisa de Mona Lisa, aquella cuyo significado me pertenece. No me importará que me llamen La Gioconda porque fue uno de los mejores cuadros de Leonardo da Vinci. Y yo también ofrezco buenos cuadros a la historia.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio