• RESEÑA de LIBROS

    Página perdida

    de Francisco Mena Cantero

    ÁNGARO, Colección de Poesía, 2017


    por Juan Mena


Página perdidaHe seguido la trayectoria del poeta manchego Francisco Mena (Ciudad Real, 1934), afincado en Sevilla desde los primeros años 70, así como su relación con Ángaro, la sevillana colección de títulos poéticos iniciada en 1969.

Desde Aún no ha llegado ayer (1972) hasta esta entrega que ahora comento, una veintena de libros de poesía jalona su legado literario, aparte de sus colaboraciones en revistas poéticas, por ejemplo, recuerdo ahora la revista sevillana CAL (1974-1979), dirigida por el poeta Joaquín Márquez.

La poesía de Francisco Mena se ha caracterizado siempre por su ahondamiento en las vivencias esenciales del hombre. Esta preocupación humanista canalizada por las acequias de las formas clásicas mitigadas, independientemente del soneto, ha definido su andadura por el mundo de las musas.

Este libro que nos ocupa ahora, Página perdida, es un poemario en que se combinan la forma cerrada y rigurosa del soneto con las formas abiertas de los poemas, podríamos decir, silvas blancas de endecasílabos y heptasílabos. Está compuesto de dos partes con un total de veintinueve poemas.

Hemos dicho arriba que Francisco Mena es poeta de esencialidades. La anécdota es para él un medio no un fin; un medio para ahondar en el tema que lo lleva a cargar su verso más de matices reflexivos -sin olvidar el lirismo fluyente de poeta auténtico- que de colorismos descriptivos.

Veamos un ejemplo del poema “Bajo un árbol”, sencillo y breve pero que corrobora los comentarios de esta reseña:

“No es tomar posesión del tiempo/sentarse bajo un árbol / y auscultar el rumor de la flor o / el latido del día desandando sentidos :/ Es comprobar que continúas / mantenimiento la vida a nuestro lado, / esculpiendo el paso de las horas / y esta vida del pájaro y la flor, / como si no acabara nunca / la creación del mundo”.

La poesía del poeta manchego sigue la misma línea que iniciara, fiel siempre a su estilo sin abarrocamientos sino con el anhelo y el placer de la palabra precisa para las ideas más sinceras siempre mirando desde la cofa de su experiencia humana un horizonte donde la fe da unas señales de esperanza, porque es necesario decirlo, Francisco Mena es un poeta que nunca deja de mirar a lo trascendente debajo de un árbol, oyendo una campana en el anochecer, cantando la creación, sintiendo la herida de un paisaje, oyendo la voz del viento, en un día de tormenta, viendo los giros de una mariposa, buscando a Dios en una noche oscura recordando con ello la de Juan de Yepes, y es que en la cita de Raimundo Sabunde que precede al libro hayamos la clave de su contenido: la naturaleza franciscana para hallar a Dios como una escritura amable y a la vez orientadora del sentido de la vida, porque es lectura que nunca será una página perdida, aunque los tiempos actuales se esfuercen en emborronarla con la estridencia de la vida publicitaria que hoy nos soborna y nos embriaga a espaldas de la contemplación, para la que este libro de poemas podría ser una guía lírica recomendada.







volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio