• Juan R. Mena
    Contraluz

    Poesía Literaria y Poesía Lírica (y 2)

    por Juan R. Mena


Una poesía que se precie de moderna tiene que tener en cuenta, más por obligación que por cortesía, el esfuerzo de los vanguardistas, que despegaron el quehacer poético de la poesía redicha y falta de emoción literaria y, por supuesto, fácil en su redacción, aunque el autor la presente como una muestra de “comunicación”, ingenua en su intensión de descubrir un mediterráneo de nuevas ideas.

Una poesía moderna, repito, no puede recordar modelos del pasado, como no sea para homenajear a poetas auténticos, verdaderos “autores”, es decir, que añadieron un nuevo rumbo a la poesía y la sacaron del “culto” al significado de la confesión intimista, la descripción neorromántica, de la “profundidad filosófica” y de los “valores humanos”, llevándola a la poesía que nos sorprende por su registro alejado de los resabios realistas.

Una poesía moderna reúne unas condiciones que conjugan tradición y vanguardia. No es una poesía que ignora el pasado como si naciera de la pretensión de un ex nihilo aventurero.

Todos los poetas deberían leer un opúsculo tan interesante como escalofriante con respecto a la función de la poesía en la modernidad. Se trata de En nuestro mundo, de Eugenio Montale. Leamos un fragmento del mencionado libro:

“¿Por qué no pintan ya los pintores la figura humana y el paisaje en el que vive el hombre? Porque tras el hombre y tras su real hábitat se halla siempre escondida la insidia de la palabra. Una obra de arte que se pueda explicar, traducir en términos de lenguaje, pertenece aún al viejo mundo, que se hacía la ilusión de explicar, de justificar, de comprender: es una obra que no se mueve, que nace vieja”.

Después de leer y reflexionar este texto, guardé muchos poemas que confiaban en su buena voluntad de comunicar ideas, sentimientos, recuerdos, esperanzas y sugerencias especulativas; incluso otros con talante virtuosista que se amparaban en su funambulismo métrico.

A esto he de añadir las lecturas de Jakobson y Shklovski. Del primero aprendí que la literaturidad incluye el ritmo. Una poesía que no tiene respeto al ritmo, al esquema métrico, es una poesía que usurpa el espacio de la narrativa. Se puede hacer poesía en prosa, pero lo que es realmente poesía tiene su habitación propia, su mobiliario genuino y nunca ha de recurrir a ninguna de sus hermanas para apropiarse de sus rasgos definitorios. El ritmo es imprescindible, es el carruaje donde va la musa a su destino literario, que no es otro sino el de bajarse en una estación distinta. Del segundo estudioso del estilo, ya hemos citado su tesis formalista en anteriores artículos.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio