LA WEB de la ARTRITIS REUMATOIDE
  • Alfonso Estudillo

    REUMÁTICAS Y AUTOINMUNES

    Enfermedad de La Peyronie

    por Alfonso Estudillo

La Enfermedad de La Peyronie es una enfermedad del hombre que se caracteriza por una curvatura -un desvío o torcedura- del pene en erección (frecuentemente hacia arriba) causada por una lesión en la túnica albugínea de los cuerpos cavernosos. Esta lesión, que deviene de un proceso de esclerosis y calcificación, suele formar un pronunciado ángulo o curvatura en la parte superior del pene, haciéndolo doloroso y, generalmente, impidiendo llevar a cabo el acto sexual. Estos signos clínicos la diferencian de la Incurvación congénita de pene -desorden generalmente causado por la atrofia de uno de los cuerpos cavernosos- que se detecta en la juventud.

La Enfermedad de La Peyronie, Induración plástica del pene o Curvatura peneana, afecta a varones con edades comprendidas entre los 40 y 60 años (aproximadamente el 75 % de los casos) aunque se han descritos algunos casos desde los 18 hasta los 80 años de edad. Su nombre se debe al médico francés François Gigot de La Peyronie, cirujano del rey Luis XV de Francia, que  la describió en 1743.

La etiopatogenia es desconocida, si bien algunas hipótesis apuntan a que se trata de una reacción inmunitaria e inflamatoria de etiología multifactorial en individuos genéticamente predispuestos. La presencia de anticuerpos antinucleares, la hipergammaglobulinemia y la asociación con otras enfermedades fibroplásticas sugieren una base autoinmune. Existen otras teorías en las que se afirma que los múltiples microtraumatismos que el pene sufre durante la actividad sexual provocarían, en individuos predispuestos, una respuesta inflamatoria que evolucionaría a la fibrosis debido a un recambio deficiente de fibrina, bien por escasa vascularización de la túnica albugínea o bien por una disminución de los agentes fibrinolíticos.

Suele presentar una evolución muy variable, normalmente, progresiva, donde la incurvación tiende a aumentar y la erección a disminuir.

Los tratamientos médicos, aunque con una eficacia muy limitada, son simples paliativos que pretenden aliviar el dolor, mejorar la incurvación y detener la progresión de la enfermedad.. Los fármacos más utilizados son la pentoxifilina, el tamoxifeno, la vitamina E y la Colchicina. En los últimos tiempos se han presentado diferentes trabajos sobre el efecto de las ondas de choque de baja energía en pacientes con la Enfermedad de Peyronie con aceptables resultados.

En la mayoría de los casos es la cirugía la mejor -si no la única- alternativa. Ésta debe realizarla un urólogo con amplia formación y experiencia en cirugía peneana. Existen diferentes técnicas para corregir la incurvación, siendo las más utilizadas los siguientes tipos de cirugía:

1) Acortamiento del pene en el lado opuesto a la placa. Para ello existen varias técnicas: plicaturas simple o modificada, técnica de Nesbit o Essed-Schröder, etc., si bien todas ellas supone un notable acortamiento del miembro.

2) Incisiones en la placa y colocación de un parche de material biocompatible. Es algo más compleja, pero no presenta acortamiento apreciable.

Ambas intervenciones pueden presentar complicaciones posteriores que suelen darse, normalmente, durante la erección: dolor fuerte, desgarro de la sutura o pliegue excesivo en la parte intervenida con la consiguiente incurvación hacia el otro lado. En todos los casos se hace necesaria una nueva intervención (que pueden ser varias sin obtener los resultados apetecidos).

Una tercera técnica -bastante más compleja, pero, al parecer, con mejores resultados- consiste en la reconstrucción de los cuerpos cavernosos y zonas dañadas en una intervención muy meticulosa. No se aplica en la S.S. y son escasos los Centros con cirujanos urólogos con la debida experiencia y equipamientos para estas intervenciones de microcirugía.




El Régimen Ancestral

El Régimen Ancestral -según nos cuenta el profesor Seignalet en sus experiencias con cuatro pacientes- parece detener su curso y llevar a una remisión, no completa, pero aceptable, toda vez que consigue una regresión progresiva de las deformaciones y de las masas de esclerosis. Ello suele permitir las antes imposibles y dolorosas relaciones sexuales.

En base a las experiencias propias, considero muy probable -además de la predisposición genética- la conjunción de trastornos autoinmunes ya existentes con los micro traumas que el pene pueda sufrir durante la actividad sexual para que se produzcan las manifestaciones patológicas de La Peyronie. Por ello, antes de cualquier decisión de tipo quirúrgico -que puede conllevar resultados muy adversos y no recuperables- considero de suma importancia un fiel seguimiento del Régimen.





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio