LA WEB de la ARTRITIS REUMATOIDE

  • CONSULTAS DE LOS LECTORES

    • CONSULTA de...
    • Miguel y Rosa de Alzira (Valencia), España, con el Asunto: Comparto tu punto de vista y Fecha: 03/10/2011
    • Hola de nuevo, Alonso:

      Simplemente añadir a la carta que te escribí hoy, que estoy completamente deacuerdo con lo que dices en tu respuesta, y comparto tu enfoque. Pero no puedo presionar a mi madre para que lo haga mejor. Comprende la situación: ella ha comido toda su vida fatal, desde que era una niña, su madre preparaba ya frituras, comían pan, bebían leche, etc. Cuando se casó la cosa no mejoró, si no al contrario, mi madre siguió con esa dieta, pero aún más exajerada. Recuerdo de pequeño que todos los días se comía al menos una vez al día frituras, el pan nunca faltaba en la mesa, bebíamos mucha leche, comíamos, dulces, etc. La carne siempre, no hecha, si no carbonizada, huevos fritos, las lentejas recuerdo que las recalentaban una y otra vez, en fin, una maravilla, oiga. Además, ella tomaba una media de tres cafés diarios. Así pues imagina el esfuerzo que ha hecho para cambiar a esta dienta, practicamente crudívora. La ha llevado muy bien durante 6 meses, pero al notar una importante mejoría se ha relajado, cosa bastante natural. Yo tuve que irme de casa, porque llegó un momento que tenía conflictos con mis hermanos, ya que siempre estaba encima de ella, vigilando lo que comía, y cuidando que no se pasase. Pero llegué a agobiarme con la situación, y comprendí que de nada servía tanto conflicto, ya que sólo conseguía que ella viese la dieta como una obligación, con mucha presión sobre sí. Así pues me fui, cambié de pueblo una temporada, y cuando volví, claro, ella había relajado su dieta, había hecho excepciones ese tiempo, por ejemplo lo de la pizza, quizá una vez al mes... Sin embargo su mejoría era muy notable, le había cambiado el humor, y ya no le dolían tanto las articulaciones... Desde entonces, ya no cuido de lo que ella come, o al menos intento no presionarla, un día hablamos, y le hice entender que era su propia responsabilidad, y que yo, aunque le ponga acupuntura, no soy su madre o padre para estar siempre vigilando lo que come. Ahora ella va comprovando lo que le va bien y mal, y aprende por si misma. Eso tiene mucho valor. Que ella misma se convenza por sí misma. Además, somos humanos, y según he leido en tus experiencias tú mismo seguiste comiendo pan durante un tiempo. No es por comparar, si no para explicarte, aunque bien lo sabrás, sin duad, que lo primero es respetar el ritmo de cada uno, y el autoaprendizaje, y que las presiones no sirven de mucho. Las cosas hay que hacerlas por propio autoconvencimiento, y sólo hay una manera, experimentar libremente.

      Te agradezco de nuevo tu atención. Tan sólo quería escribirte para darte, lo que a mi entender, son buenas noticias. Un saludo cordial.
    • RESPUESTA
    • de Alfonso Estudillo Calderón - 03/10/2011
    • Bueno, Miguel, lo importante es que tu madre ya ha comprobado las grandes posibilidades del Régimen para curar su enfermedad. Que lo haga mejor o peor es cosa suya, pero terminará por convencerse de que tiene que hacerlo a rajatabla. Si no lo hace, ya el dolor se encargará de decirle por qué camino tiene que seguir.

      Y gracias por preocuparte de que tu madre se cure. Saludos.

      Alfonso Estudillo Calderón

volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio