LA WEB de la ARTRITIS REUMATOIDE

  • CONSULTAS DE LOS LECTORES

    • CONSULTA de...
    • Ana de A Coruña, España, con el Asunto: Aclaración leche y artritis y Fecha: 14/11/2007
    • Le agradezco muchísimo su consideración en contestar a mi consulta. No crea que en ningún momento dudo de la profesionalidad de los médicos que me atendieron, por cierto, unos cuantos, varios del servicio de Reumatología del Juan Canalejo y otros de índole privada. Estuve durante una semana ingresada en planta en dicho centro hospitalario por mi dolencia. Mis síntomas aparentemente eran sin lugar a dudas las de una poliartritis crónica, que fue el diagnóstico que me dieron. Yo tenía rigidez matutina en todas las articulaciones, no me podía vestir sola, no podía agarrar un tenedor para comer, no podía andar con naturalidad porque los dedos de los pies tenían tal inflamación que no doblaban. Lo único extraño que que todas las pruebas diagnósticas, analíticas, gammagrafía, rayos x, etc. no corroboraban el diagnóstico, porque daban negativo. Durante un tiempo dijeron que podía hacerse positivo en seis meses un año, pero pasaron seis. Estuve a tratamiento con Dacortín, Dezacor, Resochín, Voltarén, Dolquine, además de protectores gástricos. Cuando quise ser madre me dijeron que tenían que cambiarme la medicación y "haber", si se podía. Lo único que me daban las analíticas era colesterol.
      Empecé a tomer menos cantidad de lácteos por el tema del colesterol, y coincidía que tenía menos brotes artríticos, y que con menos cantidad de corticoides podía hacer una vida normal.

      Un día de revisión comentando esto con el Dr. del Toro, me dijo que había alimentos muy alérgicos, como el salmón, la leche... Y yo me quedé con el tema de la leche. Durante ese mes dejé de tomarla y al mes siguiente di el paso definitivo, DEJAR LA MEDICACIÓN, al principio contaba por días los que podía permanecer sin los corticoides, y poco a poco me fuí animando al darme cuenta de que al día siguiente podía levantarme de cama con normalidad, y así llegó la siguiente revisión, en Mayo del 2007, el Dr. me hizo pruebas de flexibilidad, me miró las analíticas, que por primera vez no daban colesterol y concluyó que habíamos dado con el "kit" de la cuestión.

      Me dió el alta, y de momento gracias a Dios, me encuentro perfectamente.

      Se que mi caso es raro, que no todo el mundo que tiene artritis tiene tan fácil solución, pero es que mi abuela tuvo el mismo problema toda su vida y murió sin saber la solución, que seguramente era la misma que la mía.
      Le escribí la nota, porque ante la duda de que una analítica de artritis de negativo, no cuesta nada probar otras alternativas, "no medicadas" y puede cambiar la vida de una persona.

      Gracias por atenderme, espero no haberle hecho perder mucho de su tiempo.
      Atentamente:

      Ana.
    • RESPUESTA
    • de Alfonso Estudillo Calderón - 14/11/2007
    • Estimada Sra. Ana:

      Muchas gracias por escribirme de nuevo y relatar con tanta precisión todos los detalles referentes a su enfermedad. Sin duda, servirá para que muchos pacientes que nos leen tengan nuevos referentes sobre las patologías que les afectan y sus posibles causas.

      Su caso, tan magníficamente relatado, viene a corroborar algo que ya he publicado en diversos artículos, primero por mi experiencia personal y, más tarde, porque así lo aconseja en su régimen un extraordinario investigador, médico y biólogo, y científico digno de todo crédito, como es el profesor Jean Seignalet. Me refiero a los daños que ocasiona en multitud de personas la ingesta diaria de leche, principalmente de vaca, así como los productos lácteos -quesos, mantequillas, margarinas, batidos, etc.- u otros que pueden contenerla como pastelería, chocolates, etc.

      El doctor Seignalet nos dice: "...las proteínas de la leche de vaca tienen una estructura primaria diferente de las proteínas humanas y resisten la acción de las enzimas y de la flora bacteriana. Por eso el resultado de su ingesta suele ocasionar una mucosa intestinal deteriorada. Ni siquiera se aprovecha su calcio, porque una vez en el tubo digestivo la mayor parte es precipitado en forma de fosfato de calcio y expulsado a través de las heces fecales..."

      Y tengamos en cuenta que la alergia a la leche -o, más específicamente, Alergia a la Proteína de la Leche de Vaca (APLV)- es un problema del sistema inmune, y por tanto, capaz de ocasionar o contribuir a la manifestación de muchas enfermedades de las llamadas "autoinmunes" (como parece ser su caso), mientras que la intolerancia a la lactosa -padecido por millones de personas en todo el mundo- afecta casi en exclusiva al aparato digestivo produciendo dolores intestinales, diarreas, vómitos, etc.

      En resumen, que debemos dejar la leche (vaca, cabra, oveja, todas) para las crías de estos animales, y concienciarnos de que es imprescindible una alimentación sana y alejada de todas las basuras que hoy en día se nos ofrecen a los consumidores. Necesario es, por tanto, una información correcta sobre qué y cómo debemos comer.

      Gracias de nuevo y un cordial saludo.

      Alfonso Estudillo Calderón

volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio