La Web de ANABEL
  • BIOGRAFÍAS - VOCES AMIGAS

    MERCÈ MARÍN

  • Merce MarinA veces, en los pueblos y ciudades, viven personas que son distintas y diferentes, que creen en el amor, en la solidaridad y que hacen de su vida diaria un ejemplo. Es el caso que nos ocupa esta vez. Mercè Marín es una buena persona que vive en Salou y eso ya sería importante, pero si nos ocupamos hoy de ella en esa sección es por sus trabajos literarios, la mayoría de ellos inéditos. Ella lleva escribiendo toda su vida, “a su manera”, como me confiesa, pero con gracia y gracejo, porque nada le es ajeno y sus textos son crónicas del devenir diario. A menudo se trata de textos que podemos calificar de efímeros puesto que escribe en circunstancias especiales o publica en la prensa local (últimamente lleva una sección en “La Vila” de la Costa Dorada, en donde escribe pequeños textos, acrósticos, reflexiones al hilo de la vida del pueblo y de los acontecimientos generales, sea la Navidad o el Día de Todos los Santos). Ha publicado hasta la fecha un libro, “Reflexions, Vivències i altres qüestions” (“Reflexiones, Vivencias y otras cuestiones”, que le editó el Ayuntamiento de Salou con motivo de un pequeño homenaje que se le tributó en la Biblioteca. Ha escrito otro libro, en edición no venal, “Aventuras y desventuras en el Nilo milenario” (2005) que tuve también la ocasión de leer.

    De estos dos libros nos ocuparemos a continuación, aunque los trataremos combinándolos con la parte humana de la escritora, ya que su obra es indivisible de su vida.


    AVENTURAS Y DESVENTURAS EN EL NILO MILENARIO

    Merce Marin y AnabelConocí a Mercè personalmente de una manera casual y hasta anecdótica. En septiembre de 2005 vino a verme al instituto donde yo trabajo, en Salou, con unas cuantas reflexiones en torno a su viaje a Egipto, que acabo de mencionar, que le costó una peripecia y un accidente del que se ha recuperado, por suerte. Entonces yo le escribí una pequeña presentación a la que acudo de nuevo para continuar este estudio. No obstante, yo ya había leído algunas colaboraciones de Mercé, insisto, en la prensa local, ya que es una mujer inquieta donde las haya que está todo el día planeando actividades. Hace de Castañera para los más pequeños, acompaña a los ancianos, ayuda de manera solidaria en Cáritas y así un sinfín de aspectos que no seguimos comentando porque se escapan del trabajo literario.

    Mercè Marín es una señora encantadora y con esto ya quedaría todo dicho, sin más palabras. Lleva la bondad y la ternura escritas en el rostro. Es una señora que ha vivido una vida como todas las vidas, con buenos y malos momentos, pero que ha sabido sacar la parte más positiva de todo ello porque tiene una cualidad que la hace distinta: su creatividad y su imaginación. Allí donde otros no ven nada más que lo cotidiano, que lo banal y sin importancia, Mercè Marín ve muchas posibilidades y, bolígrafo en ristre, se lanza a su búsqueda y captura porque sabe que los momentos mágicos son irrepetibles y ella quiere apresarlos con su palabra escrita. Vive en Salou desde hace muchos años, aunque procede del Priorato, concretamente de Falset, en donde nació hace más de 60 años, está casada y es madre de dos hijos y abuela de dos nietos, una chica y un chico, por los que se desvive y a quienes quiere con devoción. Hará poco menos de tres años que, junto a su marido, hermana y cuñado, emprendió la aventura de su vida puesto que, ni más ni menos, ni cortos ni perezosos, se desplazaron a la otra punta del mundo, a Egipto, y allí, en un viaje organizado, fueron testigos de las luces y las sombras del Cairo. Al lado de los restos de una civilización extraordinaria convive la miseria, el dolor, la falta de medios. Y eso a Mercè la conmueve hasta lo más hondo.

    Este viaje no fue un viaje más sino que estuvo a punto de acabar en catástrofe porque nuestra amiga sufrió, casi el día de regresar, una aparatosa caída que la dejó traspuesta (a ella y a su familia) y que estuvo al punto de dar al traste con todo, incluso con su integridad física. Por suerte la tuvimos de vuelta aquí, recomponiéndose poco a poco porque no fue una caída baladí, sino que la dejó bastante maltrecha; pero Mercè, cual ave fénix, surge y resurge y ha sabido poner a mal tiempo buena cara puesto que mientras estaba convaleciente escribió sus impresiones acerca del viaje al Cairo, hacia el Nilo milenario, como ella lo llama. Esta convalecencia le ha servido también para constatar cuanto aprecio se le tiene, cuanto se la echa de menos y lo importante que es para su familia, amigos y vecinos.

    Las páginas que el lector leerá en “Aventuras y desventuras del Nilo (Crónica de un viaje)”, que es como ella ha dado en llamar a sus vivencias en Egipto están llenas de verdad y llenas de humor, porque esta mujer de una pieza no pierde el sentido del humor así caigan rayos y centellas. Hace algo muy positivo e higiénico que es reírse de ella misma, aún en los peores momentos. Eso le permite distanciarse y salir delante de nuevo, una y otra vez.

    No es lo más importante la descripción de monumentos puesto que lo que ella escribe no es un sesudo tratado académico ni un relato de viajes, sino una crónica del tiempo que los cuatro pasaron allá, una crónica de un tiempo que pareció detenerse durante unos días y colmó uno de sus anhelos, visitar Egipto. No faltan alusiones a los templos ni a los obeliscos ni a las pirámides, pero encima de todo ello late el factor humano que es lo que más le ha impresionado porque Mercè no acepta que existan injusticias y le duele ver la tristeza en los ojos de los niños.

    Mercè me pidió, en su día, que prologase su escrito y yo lo hice muy contenta y emocionada porque creo que mi buena amiga Mercè es un ejemplo para todos. Su presencia es imprescindible en Salou, quiero insistir en ello, ya que a veces uno no valora aquello que se “ofrece desinteresadamente”. Allá donde se celebre algo que tenga que ver con la vida, allá está Mercè, esposa, madre, abuela, hermana, cuñada... amantísima, que no desatiende a su familia, al contrario, la convierte en el eje de su vida y en materia literaria. Mercè es una persona solidaria que no duda en regalar su tiempo y su afecto a quienes más lo necesitan.

    Me siento muy honrada de su confianza y le agradezco la generosidad que ha tenido conmigo al hacerme partícipe de sus ideas, pensamientos y ocurrencias, llenas de chispa, llenas de gracia, llenas de bondad y llenas de sabiduría.

    Sus escritos están llenos de experiencia, de elementos personales y muy vividos. Ella reflexiona desde su madurez, lo hace con total honestidad y sin miedos. Es una mujer de prosa diáfana y sencilla, que cala en sus lectores porque conecta rápidamente con ellos. Aparte quiero destacar la ternura que imprime en sus textos y el respeto que se desprende de todo lo que contempla con su mirada diáfana y diáfana porque, pese a su edad, Mercè es como una niña curiosa que se asombra por todo lo que ve, por todo lo que oye, que valora los colores, los aromas y los matices de la vida.


    REFLEXIONES, VIVENCIAS Y OTRAS CUESTIONES

    Si leemos sus “Reflexions, vivències i altres qüestions” (“Reflexiones, Vivencias y otras cuestiones”) veremos que hay varios ejes semánticos, varios temas que podríamos tratar de sintetizar aquí:

    1. Sus vivencias personales en torno a su familia, especialmente a su marido y a sus nietos, a los que adora. Con sus nietos Mercè se percibe del paso del tiempo y trata de aconsejarles, aunque sabe muy bien que cada uno ha de atesorar sus propias experiencias. A su marido dedica también algún texto, traspasado de amor, de cariño y de respeto. Son muchos los momentos, buenos y malos, que han vivido juntos.
    2. Sus viajes. A Mercè le gusta viajar y siempre tiene sus maletas a punto, no duda en embarcarse en cualquier aventura y cuando llega al destino, no cuestiona lo que ve, no lo compara, sino que se limita a contemplarlo y a encontrarle su lado positivo, que es lo que ella le interesa. Así hay vivencias de Santiago de Compostela, de Belchite, de Barcelona, de Granada, de Cuenca, de La Mancha.
    3. Cataluña y sus tradiciones y virtudes. Mercè quiere su tierra y la pondera y la alaba, lejos de elogios huecos, se centra en la parte tradicional, en la parte noble y afectiva del pueblo catalán al que tanto ama. Tampoco faltan las referencias a Sant Jordi.
    4. Objetos y elementos que la sorprenden en algún momento. Son muchos los textos que dedica a elementos que la rodean y que para otra persona que no fuera Mercè pasarían desapercibidos, ya sea la caracola, la peseta, la margarita, la guitarra, la mariposa, la rosa...
    5. El paso del tiempo representado por la estaciones o las partes del día e incluso los momentos de la vida.
    6. Cuestiones privadas y personales, como el poema dedicado a la madre, las alusiones a Flix, al río Ebro.
    7. El mar y todo lo que con él se relaciona. A Mercè le gusta mucho el mar que le trasmite paz y serenidad.
    8. La Navidad y todo lo que conlleva de mágico.
    9. Textos que hablan de los sentimientos como el amor o la amistad.
    10. Salou es otro de sus amores y hay muchos textos dedicados a su pueblo de adopción como la plaza Bonet o esos otros en los que habla del mar de Salou.

    11. Y un sinfín de textos que dedica a los más diversos temas, como puede ser a los maestros, al INSERSO, al minero, a la Asociación Española de la Lucha contra el Cáncer, la mujer trabajadora, el bolígrafo, la muerte de la princesa Diana, el circo, el cuerpo humano, el reloj, el teléfono, el tren, el tsunami, el turista, la biblioteca, la clonación, la radio, la publicidad...


    PUNTO Y SEGUIDO

    Mercè es también una mujer solidaria y presta sus palabras para las causas nobles, no entiende de la marginación, no quiere saber nada del racismo y aprecia todo lo noble y natural en los humanos.

    Mercè escribe poesía y prosa en catalán y en castellano, y lo hace con naturalidad y sencillez, tal como su conciencia le va dictando. En las páginas de este libro que estoy analizando y que pertenecen más o menos a los años 98, 99 y 2000, encontraremos mucha sabiduría y una visión muy cercana a los anhelos y deseos que todos podemos sentir.

    En suma, me alegra enormente poder apoyar, desde aquí, este ramillete de textos escogidos y me gustaría que fuesen muchos más sus lectores; es más, me gustaría que Mercè no perdiera nunca esa capacidad de asombro que la hace una y distinta.

    Y para terminar transcribo el poema en donde aparece el título que he dado a este estudio, “Vivencias”. El poema es breve, esencial, sin elementos accesorios y define muy bien su estilo, rápido, directo, real. Se titula “Infancia, Juventud y Vejez”:

    Inquieta
    Nacer
    Feliz
    Aprendiza
    Niños
    Costa
    Imprevista
    Amada
    Jolgorio
    Única
    Voraz
    Entusiasta
    Nuestra
    Trabajo
    Ufana
    Torbellino
    Vivencias
    Edificante
    Generosa
    Educadora
    Zozobra”





volver      |      arriba

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    ARENA Y CAL


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio