La Web de MIGUEL ÁNGEL
  • EFEMERIDES
    DIA DE LA MUJER TRABAJADORA

  • rosaEl 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora para recordar que todavía queda mucho camino que recorrer hacia la plena igualdad entre hombres y mujeres. Se reivindica, entre otras aspectos, que en pleno siglo XXI aún no hemos llegado a la paridad entre hombres y mujeres. Sirve de reflexión sobre las condiciones en las que trabajan y viven las mujeres del mundo.

    El origen de esta fecha hay que encontrarlo en 1857 cuando en Nueva York hubo una marcha de trabajadoras de una fábrica textil para protestar por sus condiciones de trabajo.

    Otro hecho que también condicionó esta fecha fue en el año 1908, también en Nueva York, las trabajadoras de grandes fábricas se declararon en huelga para exigir mejoras laborales, aumento de salarios y el fin del trabajo infantil y el resultado fue la muerte de 129 mujeres, quemadas en la fábrica Cotton Textil Factory por los propios dueños de la misma. No se tienen datos exactos pero se cree que ocurrió el 8 de marzo.

    Desde aquel acontecimiento se ha establecido como símbolo el color violeta, dado que las mujeres cosían tejidos de este color.

    El Día de la Mujer trabajadora se celebró por primera vez en los Estados Unidos en 1909, convocado por el Socialist Party of América y fue propuesto como Día Internacional en 1910 en un Congreso Internacional de Mujeres Trabajadoras en Dinamarca, a propuesta de Clara Zetkin, líder del movimiento alemán de mujeres socialistas. Se basó en el Women´s Day que las socialistas norteamericanas llevaban a cabo desde 1908 para reclamar el voto femenino. Este derecho fue finalmente concedido en 1920 después de la aprobación de la decimonovena enmienda de la Constitución Estadounidense.

    El Día Internacional de la Mujer tiene su origen en el movimiento de mujeres socialistas de finales del siglo XIX para promover el derecho de voto de la mujer sin ningún tipo de restricciones.

    En 1911 más de un millón de hombres y mujeres participaron en manifestaciones por demandas de igualdad para la mujer, en el que podría ser considerado el primer día Internacional de la Mujer. Fueron muy seguidas en Austria, Alemania, Dinamarca y Suecia.

    En los primeros momentos, el Día Internacional de la mujer se celebraba en fechas diferentes, pero en 1914, a propuesta de las alemanas, se celebró por primera vez el 8 de marzo en Alemania, Suecia y Rusia. Sobre la razón de la elección de esta fecha, parece ser que fue porque marzo es un mes cargado de contenido revolucionario.

    Su consolidación se produjo a partir de marzo de 1917. Al parecer por los acontecimientos que en aquellos momentos se estaban viviendo en Rusia, ya que el 8 de marzo de ese año, las mujeres rusas se amotinaron por la falta de alimentos, lo cual que daría origen al proceso revolucionario iniciado en octubre.

    Las Naciones Unidas con motivo de la celebración el año 1975 del Año Internacional de la Mujer dieron su particular versión de los hechos, ignorando los acontecimientos de Rusia en 1917, argumentando que fue propuesto por Clara Zetkin en 1910.

    El 8 de marzo de 1977 las Naciones Unidas declaró esta fecha como Día Internacional de las Mujeres trabajadoras, como recuerdo al incendio de la fábrica de Nueva York en 1908.

    A pesar de los avances conseguidos a lo largo de los años todavía los Consejos de Administración de las grandes empresas son cosa de hombres. En las empresas del IBEX 35 nada más un 3% de sus miembros son mujeres.

    Las mujeres españolas son las primeras en tasa de desempleo con el 23%, 12 puntos más que el de los hombres y 11 puntos más que el de las mujeres de la Unión Europea. La pensión media que reciben es un 40% inferior a la de los hombres. Tienen un salario un 33% inferior al de los hombres. Nos encontramos casos de mujeres “invitadas” a marcharse al encontrarse embarazadas e incluso ser motivo de pregunta de entrevista, así como el hecho de si piensa tener hijos.

    Las tareas domésticas, el cuidado de la casa, de los niños y de las personas con dependencia recae casi en su totalidad en las mujeres. Un 18% de mujeres sufren acoso sexual y el 51% trabaja en un ambiente sexista.

    En 36 países del mundo hay leyes vigentes que discriminan a la mujer, muchos de ellos, muy próximos a nuestro entorno y existen países muy ligados al Estado Español por el idioma y la cultura, que solamente con oír hablar a los hombres, ya se ve lo machistas que son y lo que piensan de la plena igualdad entre hombres y mujeres.

    Todavía existen en el mundo lugares en los cuales las condiciones de trabajo de las mujeres la convierten en esclava. En nuestro país, donde hemos avanzado mucho en los últimos lustros, sobre todo después del final de la dictadura, todavía existen enormes diferencias.

    En la Unión Europea el salario de la mujer es inferior al del hombre en un 15%.

    En España se aprobó una ley por la cual se aumente el porcentaje de mujeres a las listas electorales hasta el 40% y se pueda llegar hasta el 50%, pero aún así la mayoría de las veces las mujeres quedan relegadas a los lugares en los cuales no serán elegidas.

    Las principales diferencias entre hombres y mujeres se encuentran en el mundo privado. En política y en la administración pública hay más paridad, con el caso comentado de que no siempre van en lugares elegibles.

    La situación de las mujeres todavía es muy desigual respecto a la de los hombres tanto en los países desarrollados como en los del tercer mundo aunque en estos últimos es mucho peor. Todavía se necesitan varias décadas para lograr esta igualdad. Se necesita el importante compromiso de los hombres para poder lograr esta igualdad.

    Nunca se debe de decir que nuestras madres han trabajado menos que nuestros padres. Yo todavía conozco casos en que la mujer es ama de casa y trabaja más que su marido y sus hijos sin ninguna recompensa.

    Una mujer trabajadora destina cinco horas más a las labores domésticas que el hombre y este es otro de los puntos en los cuales se tiene que avanzar hacia la plena igualdad, asumiendo al 50% las labores del hogar.

    Aquí es donde todavía se aprecian las enormes diferencias entre hombres y mujeres. En el mundo laboral a pesar de lo mucho que queda se han producido importantes avances sobre todo después del fin de la dictadura. Pero muchas mujeres no solo se encuentran con los obstáculos consabidos de quedarse embarazada y llegar a tener hijos, para abrirse paso en el mundo laboral.

    Las que a trancas y barrancas consiguen un trabajo digno y estable a la hora de regresar al hogar se encuentran con que luego tienen que continuar trabajando ejerciendo las labores del hogar. Las campañas hacia la plena igualdad que casa 8 de marzo de lanzan desde los diversos estamentos, tienen que comenzar a hacer hincapié en la vinculación del hombre con las tareas femeninas.

    Tenemos que comenzar a darnos cuenta, algunos lo hemos hecho, aunque todavía pocos, que el delantal no es solamente cosa de mujeres, que también se vive en la casa y que también se come y se duerme y que el mantenimiento del hogar o el cuidado de los hijos también es cosa de hombres.

    Éste es un tema en el cual las instituciones deben de prestar todos sus esfuerzos de cara a los próximos años, porque si bien en el mundo laboral, con más dificultades de las deseadas, las mujeres se abren paso, en el hogar todavía hay un abismo que debemos comenzar a superar a velocidad de vértigo para llegar a esta plena igualdad.

    En el mundo laboral y académico se están produciendo datos que invitan al optimismo de cara a la deseada igualdad entre hombres y mujeres en los próximos años. El 75% de los nuevos trabajos son femeninos, el ejército español cuenta con la mayor proporción de mujeres de Europa, se cuenta con la mayor tasa de diputadas también, un gobierno paritario, 29% de empresarias, 35% de profesorado universitario y en diplomaturas como Biblioteconomía y Documentación y licenciaturas como Documentación, la mayoría de los estudiantes son mujeres.

    De la propia mujer depende que en los próximos años se llegue en todos los ámbitos, pero también de los hombres, tenemos que dejar de considerar ya de una vez por todas, a la mujer como algo inferior a los hombres y apostar por la plena igualdad entre hombres y mujeres, haciendo que las mujeres se vayan incorporando a trabajos desarrollados mayoritariamente por hombres y los hombres se vayan incorporando mayoritariamente a los trabajos desarrollados tradicionalmente por mujeres.

    Finalizaré este artículo con unos versos de Sor Juana Inés de la Cruz, poetisa mexicana del siglo XVII en torno a la situación de la mujer y que cuatro siglos más tarde a pesar de los muchos avances conseguidos todavía son significativos en muchas partes del planeta:

    “Hombres necios que acusáis
    a la mujer, sin razón,
    sin ver que sois la ocasión
    de lo mismo que culpáis.
    Si con ansia sin igual
    solicitáis su desdén,
    por qué queréis que obren bien
    si las incitáis al mal.
    Con el favor y el desdén
    tenéis condición igual,
    quejándoos, si os tratan mal,
    burlándoos, si os quieren bien.
    Siempre tan necios andáis
    que, con desigual nivel,
    a una culpáis por cruel
    y a la otra por fácil culpáis”.






volver      |      arriba

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    ARENA Y CAL


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio