LA WEB de la ARTRITIS REUMATOIDE
  • CONSULTAS DE LOS LECTORES

    • CONSULTA de...
    • M. Isabel de Mallorca, España, con el Asunto: Estudios científicos y Fecha: 04/12/2019
    • Buenas noches Sr Alfonso,
      Lo primero decirle que muchas gracias por esta página que puede ayudar a tantas personas a mejorar la salud.
      Hace un tiempo que encontré esta página y está muy en la línea de lo que yo creo y practico, o creo practicar, incluído lo recomendado por el Dr Signalet, al que también sigo en sus libros.
      Me trato con una estupenda Naturópata-Acupuntora-Homeópata y lo primero que me dijo fue que dejara los lácteos y el gluten y así hice, desde hace 4 años.
      Mi AR no está del todo en remisión pero casi, aunque hoy en día me estoy tratando, paralelamente con biológicos porque he tenido épocas de inflamaciones y dolores.
      Estoy en vías de crear una Delegación de Ar en Mallorca y dentro del equipo tenemos apoyo de varios reumatólogos y lo que me encantaría es poder hacerles ver que SÍ que influye la alimentación y no encuentro la forma de hacerlo. Muchas veces les escucho decir que no hay estudios que lo demuestren y me da rabia porque no tengo los conocimientos suficientes para decirles...pues sí que hay estudios, lean esto.
      Si al menos consiguiera hacérselo ver a uno, ya sería importante.
      Me podría recomendar alguna página o documentación que pueda convencer a un reumatólogo? Es difícil? Tantos pacientes podrían estar beneficiados si en las consultas se les orientara en el tema de la alimentación! Sería tan importante!
      Muchas gracias por la ayuda que me pueda aportar! Y muchas gracias de nuevo por toda la información y trabajo suyo que aparece en esta página.
      Le envío un saludo afectuoso
      Isabel Pérez
    • RESPUESTA
    • de Alfonso Estudillo Calderón - 05/12/2019
    • Los médicos -la inmensa mayoría- solo saben e interpretan como válido lo que le enseñan en la Facultad. Y las facultades -en su inmensa mayoría- se deben y están mediatizadas por los órganos de gobiernos correspondientes que, a su vez, lo están por multitud de intereses políticos-económicos. Los alimentos básicos -por el momento- no se pueden tocar. ¿Qué comerían los pobres y gente de menor poder adquisitivo si el trigo, la leche, el maíz, etc., etc., se consideraran alimentos poco o nada saludables y que deben ser evitados por la población? Estamos ante un problema irresoluble, que tiene su lógica y ante el cual, por el momento, debemos rendirnos.

      Todo esto, que forma parte de las continuadas y profundas investigaciones que me vi obligado a realizar para encontrar solución efectiva para enfermedades "que no tienen cura" (según la Medicina oficial). También lo explico en algunas páginas de esta Web (como en "Cómo curarme de...". Te adelanto algo de ella.

      "Los médicos que atienden su salud, tanto los generalistas o de cabecera como los especialistas, son, por lo general, excelentes profesionales que solo quieren para Vd. lo mejor. Y su formación y conocimientos son tan amplios y óptimos como requieren su admirable profesión. El problema estriba en que esa magnífica formación que reciben en las Facultades de Medicina y Hospitales no recoge ni en sus teorías ni en su dimensión práctica nada que implique a la mayoría de los actuales alimentos como factores determinantes en la causalidad de muchas enfermedades. Hay un conflicto de intereses -enorme e insoslayable- en el que nada tienen que ver los médicos ni la Medicina Oficial. Ni siquiera los laboratorios ni la gran industria farmacéutica. ¿Quién entonces? Observen la lista de alimentos excluidos en nuestro Régimen -y sus componentes nocivos-: leche animal -lactosa y proteínas indigeribles-, trigo y similares -gluten, alteraciones genéticas-, maíz -alteraciones genéticas-, azúcar -total ausencia de nutrientes-, aceites refinados -bajísima calidad y químicos tóxicos-, margarinas y grasas de cocinar -formas fisiológicas trans-, etc. Como verán son todos alimentos básicos, elementales, mínimos, los más baratos, los más fáciles de producir y al alcance de todos. Si tenemos en cuenta que en el mundo hay 8.000 millones de personas a las que alimentar cada día -sin otros alimentos que puedan sustituirlos-, tenemos una respuesta lógica, clara y precisa de por qué los Gobiernos y estamentos de Salud los ignoran, por qué hay que ignorarlos, por qué no se puede hablar mal de ellos y mucho menos decir que son tóxicos o nocivos, causas de enfermedades y que no se deben comer...

      Naturalmente, ello no implica que altos cargos dirigentes, prebostes de la Medicina y la Salud y gente de altos estratos sociales -que lo saben perfectamente-, eviten su consumo o, llegado el caso, utilicen ese conocimiento como tratamiento curativo. Incluso, me atrevería a afirmar que cada vez son más los profesionales de la ciencia médica e investigadores en ciencias afines los que ya lo han hecho parte de su vida diaria..."

      Y como no vas a encontrar ninguna documentación oficial con un reconocimiento explícito de este tema (en ningún idioma), ahórrate de buscarlos y de tratar de convencer a ningún médico ni especialista de que tal cosa es así.

      No somos muchos, pero contigo ya somos uno más para poder devolver la sonrisa a tantas personas que sufren.

      Un cordial saludo.

      Alfonso Estudillo Calderón

volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio